Los asistentes al viaje a Ribadavia posando junto a un monumento